martes, 18 de marzo de 2014

Desglosando la final: Coros.

En coros no tuvimos sorpresas. Pasaron el corte alguno de los nombres fuertes que pasan todos los años. La verdad es que el nivel fue tremendo. Las cosas como son. Y ganó el mejor, el que mejores pases había hecho durante todo el concurso. Con los coros concluye el desglose de la final. Esperemos que os haya gustado tanto como a mí comentarlo. A ver si me coge el Diario y me veis comentando en el Falla. Ahí lo dejo.

¿No lo escucháis? Retumba cada uno de los ladrillitos coloraos que tiene el Coliseo Gaditano, eso es porque ya se han puesto a cantar Los Dictadores, de Faly Pastrana, que bien merecido primer puesto se han llevado. Pero también se llevan el premio de la Aguja de Oro que todos los años concede Canal Sur y que lo entrega la entrañable Pepi Mayo (esa mujer que comenta, junto a Manzorro en la radio los tipos como nadie-no se le escapa ni un detalle). Tanto su presentación como su popurrí suena potentísimo. Primero de los tangos para ese beso. Ese beso primero que se da a un padre “con cariño y respeto”. Ese beso que se da a una madre que lo espera cada día “y que a veces se te olvida”. Ese beso que en el fondo guarda “un te quiero” lleno de pasión y complicidad. O ese beso que se da a un amigo “ese que es más que un familiar”. Precioso vamos. Hilado y bien interpretado. La segunda letra de tango es una crítica social al pueblo gaditano, cuya culpa es de los políticos. Pero a la vez es autocrítica, le dan la oportunidad de decisión al ciudadano de a pie. La culpa de todo la tiene el PP, y aún así “te tengo que dar las gracias porque el tango existe gracias al aplauso del público”. Primero de los cuplés para la situación que están viviendo los cocheros que llevan los coches de caballos en Sevilla. Lo dicen por el Tarifzo suponemos. Dicen que un día se subió Falete pero de lo gordo que estaba no entraba “dame más fuerte” (suponemos que para pagar la carrera, no tendría ni un euro). En el segundo hablan de que los maestros de antes tenían mucha más mano dura. Que los tiempos han cambiado de tal forma que ahora “son los niños los que le quitan el Bollycao” a los profesores. Aparece el Lobe vestido de niño de escuela con Rodolfo, ese profesor que en esa chirigota les pegaba palos a los niños que no decían bien la lección. Son los pregoneros, que vienen a recordarnos que solo falta un día para su pregón. Al final, los del coros y el público cantan aquello de “tus muertos”, “los tuyos”. El repertorio es potente y tiene una fuerza que bien merece este primer premio. Y recordad gobernantes que “si salta el levante os llevo hasta el matadero”.

Se instala una noche más en la Caleta El Circo del Sol de Julio Pardo, con el fin de divertir tanto a niños como a mayores. Este coro con solera y renombre consigue colarse un año más en la final del Falla, pero esta vez sin revalidar el primer premio conseguido el año pasado con Los Cabrones. Se llevan el segundo puesto en la modalidad. Potentes en voces, pero esto no es nada nuevo para nosotros. Mantienen el nivel al que nos tienen acostumbrados. La primera letra de pasodoble es preciosa. Cuenta la historia de un hijo que le pide a su padre que le lleve al circo por primera vez, se lo merece por sus buenas notas. Su padre decide llevarle al verdadero circo: una noche cualquiera en el Falla, donde rugen “los pasodobles y los cuplés”. Y le promete que el día que pise el Teatro su vida cambiará por completo, igual que se la cambió a él años atrás, cuando su padre le llevó por primera vez. El segundo es un ¡zas en toda la boca! para la política dentro de Andalucía. Esa política en dónde tu voto no vale nada. Donde los caciques deciden a dedo. Donde los señoritos corruptos roban todo lo que quieren y luego “le echan cojones a los jueces”. Pasan de los partidos y arremeten contra todas las ideologías. “Defendemos nuestra tierra” que es lo que vale realmente. Primer cuplé para la operación del cadera del Rey “que te vas a tener que echar tres en uno en vez de desodorante”. Si la fiebre te sube, te aguantas “ y si no ve a pasarte la ITV”. Asegura el Rey que tiene todas las tuercas bien puestas “hasta la que le falta a la Infanta Elena”. El segundo es una genialidad. Hablan del espionaje que Estados Unidos le ha dado por hacerle a Cádiz. Y para ello se van apoyando del forillo que es audiovisual. Van pasando fotos de todos los políticos y cantan los estribillos. Un  apoyo de los más punteros que han pasado este año por el Falla. Rematan con la del Kike Remolino: “...que estamos hartos de chorizos”. Su popurrí es divertido y dinámico. Me chiflan los trabalenguas que te llevan a estar en un auténtico circo del sol. Se van repartiendo pelotas gigantes. Pasen y vean.

Como un musical se presenta este coro mixto de Luis Rivero: El Orfeón, que vienen a representar cuatro tipo de personajes mitológicos que vienen a defender a su Dios Orfeo. Se cuelan un año más en una final reñida en cuanto a modalidad con un merecido tercer premio. Vuelven a su posición de coro y comienza esa falseta griega y esos bailes eternos (son bonitos, pero un poco pesados ya) que ya nos tienen acostumbrados. La primera letra de tango es una vuelta de tuerca para hablar de política. Pero esta vez vista desde aquel concejal que no es corrupto y está viendo como los demás se lo llevan calentito. Ese concejal que le duele su tierra “ese que le apasiona” y que quiere que crezca. Ese concejal que se ve cómplice de un gobierno que mancha su nombre con sobres “y que están arrasando con España”. Preciosa segunda letra en la que se habla de los vínculos de los padres que salen en el coro con sus hijos. En este caso el hijo se avergüenza cuando llega carnaval que siempre tiene que ir disfrazado con el tipo que su padre o madre lleva en el coro. Al final “va con la cabeza bien alta”, porque tiene que ser algo precioso y único poder vivir esa experiencia. Primero de lo cuplés para la Infanta, que ahora que ha declarado porque está imputada no sabe de donde sale el dinero con el que compró esa casa tan descomunal. Y rematan “que menos mal que tu eras la Infanta lista”. En el segundo nos cuentan que ellos están enamorados de Grecia. Nuestra Reina, los Juegos Olímpicos. Es tanto lo que nos gusta a los españoles que hasta hemos copiado nombres griegos como Zeus o Venus para ponérselo a nuestros hijos. Y Rajoy tiene como apellido “a tomar por coulos”. Su popurrí igual de potente y bien interpretado como en pases anteriores, donde nos van a ir contando la historia de la música por las diferentes fases de la Humanidad, desde la Edad Media hasta la actualidad con Lady Gaga. Entre medias se cuela unos sones de “Entre Dos Aguas” de Paco de Lucía, guitarrista internacional fallecido durante este concurso. Chimpún catapúm. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario