lunes, 10 de febrero de 2014

Vamos a contar mentiras tralará.

Otra de las sesiones esperadas. Porque actúa nada más y nada más que Selu con su Pepe Trola. Grandes sorpresas, el coro de Paco Martinez mora que nos evoca a esa parís elegante. Y la chirigota del Toté Los Quintero, con un tipo muy divertido.



La sesión no puede arrancar más dulce. La Boutique abre sus puerta dejando un olor a crema de chocolate en todo el teatro. Son pasteleros franceses con su bigote gabacho y todo. Por ahora la “R” la pronuncian divinamente. Presentación potente, muy interpretativa. Los tangos van a ser como bombones parisinos. El mío que sea blanco, por favor. En el primer tango prescinden del piropo bombonero para reivindicar todo lo que queda aún por hacer en la ciudad. ¡Es el momento de hacerlo!. El segundo, un hijo le canta a su madre que se tiene que ir a buscar trabajo fuera de nuestras fronteras porque “lo que tú llamas miedo aquí en España se llama realidad”. A la inmigración más que nada. Introducen los “petit cuplés” de una forma exquisita, como esta boutique. El primero para todas operaciones que se ha hecho el Rey. Que cuando va al cajero le dice “que no tiene dinero”. El segundo con más arte. A la Teo, con cameo incluido de Carmen la Revoltosa del cuarteto de los Niños. Dicen que está en todos laos que no para quieta por eso es “Teo la Nerviosa”. Estribillo parisino: “con un chocolat esto no engorda madame, un, deux, trois”. En el popurrí toman posiciones porque se disponen a cerrar. Nos van a explicar cómo hacen ellos los bombones a ritmo de la “vie en rouse”. Qué cosa más bonita por dios. Y siguen cantando aún bajándose el telón. Pues sí, yo quiero otro bombón en cuartos que me he quedado con ganas de más.

La comparsa Los Cocos nos traen un repertorio a la altura, manteniendo las buenas sensaciones que siempre deja esta comparsa barbateña. Veremos qué es lo que pasa con ellos. Si tendrán que dejar de estudiar en cuartos.

En escena, el más mentiroso de los gachores. Se abre el telón y ya lo que vemos en el forillo nos da una idea de lo que el Selu nos va a traer. ¿El segundo puente terminado?. Madre del amor hermoso. Ojito a los paneles que van girando con mensajitos, como que Cristiano Ronaldo ha fichado por el Cádiz porque le pirra el cazón en adobo o unas declaraciones de los monos de Gibraltar, que ya es español y ya pueden vestir la camiseta de la selección. Se presentan estos Pepe Trola de forma magistral, con muy buenos golpes en su presentación. Como nos tiene acostumbrados este autor. Grandes intérpretes de principio a fin. Es normal que Selu nos haga reír más en el desarrollo de sus pasodobles que en los cuplés. Es su sello desde siempre. Estos mentirosos compulsivos hablan en el primer pasodoble de que ellos eran tan feos de pequeños que los niños en la incubadora "se reían de él", en vez de llorar”. Pero que eso luego le vino bien puesto que fue al único “al que no se llevo Sor María”. Que hoy lo comparan con Richad Gere y hasta “los albañiles me echan piropos”. Las mujeres les persiguen “y no es porque me deban dinero”. Y no es porque no tengan aires de marqueses que están mas tiesos que una mojama. A que no. "Esto pa tí pa mí". Divertida comparación con la belleza. El segundo a la altura. Relata una conversación que tiene con el Rey Juan Carlos al cuál presentó a Corina en unos carnavales de Cádiz, puesto que ella esperaba a los coristas en las esquinas. Cuentan ahora que la Infanta, que al final, después de no enterarse de nada de lo que su marido hacía porque estaba friendo croquetas le dice Pepe al Rey que la van a tratar como a una reina en la cárcel. Primer cuplé para la delgadez de la Princesa Letizia que parece una escoba y que ella come en todo lo pequeño. El Rey la dice que debería comer de la olla grande. Segundo para la Juez Alaya, que al final Griñán se ha tenido que ir y mira que el ¿pobre? Estaba ERE, que ERE. Buenos golpes con su puntito de crítica, por supuesto. Como siempre, mucho mejor el desarrollo que el final. ¡Cuánta carga tienen estos embustes chiquillo!. Popurrí como siempre al tipo. Lo mejor, la cuarteta en la que le llama un tal Manolo porque le debe dinero. La del mentiroso y el cojo. Y por supuesto, aquella en la que dicen que ellos cuando les para la policía les da más puntos y están más cerca de la Thermomix. Porque “todas estas trolas no las digo yo”. Esperemos que no les mientan “ni mijita” al Jurado.

Tras una primera parte a la altura de la sesión llega el descanso y tras ellos la chirigota del Toté Los Quintero. Una gran sorpresa, si señor. A ritmo de bulería se presentan estos Jesuses Quinteros. Con su cigarro, como no. Su micrófono y hasta sus pañuelos “que tiene más que una fábrica de Klinnex”. Se presentan pues estos Jesús “achís” Quintero. Se apuntan a la moda de un forillo audiovisual para comenzar. Los pasodobles los van a cantar sentados, y a media luz, como en el programa. En el primero le hacen una entrevista al Dioni, el cual robó a los banqueros y lo metieron en la cárcel y vaya como son las cosas que manga una Infanta y le “damos un rescate”. Lo mejor es dentro de los pasodobles la risa cómica del Quintero. Emotivo segundo pasodoble para los pregoneros. No solo nombran al Lobe sino a todos los componentes que forman la chirigota “porque son caballeros que no cambian fuera de las tablas del falla”. Los pregoneros reciben este homenaje desde su palco. ¡Qué gran familia chirigotera!. Cuplés muy divertidos, el primero para el cachondeo que se formó en el Funeral de Mandela. Que hasta Obama ligaba con una rubia danesa. Que menudo calor tienen que haber pasado: “parece eso más el entierro de la caballa”. Otro cachondeo más, para el Balón de oro. Que en Cádiz lo único que van a dar es el Antifaz de Oro a las chirigotas. Un buen estribillo. Felipe que le pregunta a Urdangarín ¿que has echo cuñao?. Grande muy grande. Hasta este detalle cuidan. El verdadero Cuñao se hizo famoso en el programa de Quintero. Ofú. Muy divertido el popurrí. Nos cuentan todos los personajes curiosos que han pasado por su programa. Desde Andy y Lucas que aún no sabe quién es quién. O al hijo de Ortega Cano que le hizo una pregunta chunga y le quemó el coche. El momento Falete tirándose de un trampolín es de traca. Lo más chulo es la cuarteta interpretativa que bailan bulerías como los gitanos o cuando cuentan con música de Mecano la manía de ir las mujeres juntas al baño a mear. Sin dejar atrás eso que se ha puesto de moda del cigarro electrónico, que ellos prefieren fumar porque se liga mucho más. Ellos prefieren estar más locos que cuerdos en su vida. Y nosotros también. Gran pase, si señor.

La última comparsa de la noche quería hacernos un conjuro antes de irnos a dormir. Pero no lo consiguió. Con un tipo muy parecido al brujo del pirata Martinez Ares. Pero antes de ellos salió una chirigota que hace dos años ya estaban en el mercado ¿os acordáis?. Iban de mujeres vírgenes a los cuarenta Pues bien, este año nos traen un tipo complicadito, unos ¿reyes? fruteros cubiertos de hojas de ensalada. Madre mía. Menos mal que no hay puntos y el Jurado cogerá el cuchillo para cargarse la morralla. Que si no...estamos apañaos. Chimpún.

No hay comentarios:

Publicar un comentario