domingo, 9 de febrero de 2014

Tramoyistas que se cuelan para cantar en un reino de fantasía.

Octava sesión de preliminares. Una de las mejores de todo lo que llevamos de concurso en cuanto a calidad. La vuelta de Nandi Migueles en la modalidad de coro, el relevo de Cardoso y Antonio Rivas de la comparsa de Kike Remolinos “La Remolinera” y la esperada chirigota de Alvarado.


Regresa el coro de los niños, aunque sus componentes no lo sean tanto. Nos traen Los cuatro reinos. Representan a los caballeros que viven en los denominados cuatro reinos. Que no son ni más ni menos que los barrios Santa María, el Pópulo, la Viña y el Mentidero. Cuatro de los más antiguos y añejos barrios que asedian nuestra ciudad milenaria. Elegante tipo. Colorista donde los haya (los cuatro colores del parchís). Preciosa música y decorado. Estos cuatros reinos, con sus reyes incluidos y banderas características lideradas en el fondo del forillo por Hércules, que los va a observar durante todo el repertorio. Se presentan pues estos caballeros andantes con música de Los Miserables donde alegan que los cuatros reinos “vuelven a brillar” y esperan que lo hagan sin esa censura porque “si somos esclavos o libres sólo depende de ti”. Delicia en los tangos. El primero es un piropo a Cádiz, pero no uno cualquiera, quieren “cortejar a Cádiz como una cigarra”con sus tangos. Un tango que canta a su manera “sus rimas a su Caleta”. Suave e hilado, con una falseta que evoca a esos tangos antiguos dándonos una lección magistral por todos aquellos influjos que ha tenido la música a nivel Internacional. Aprovechando que hay cuatro reyes presidiendo el coro, su segundo tango va dedicado a la Monarquía, especialmente al Rey que “ te vas de cacería mientras tu parienta no se entera”. Y aprovechas tu disfraz de Rey “para ir a los mejores médicos sin lista de espera” (el cual pagamos todos los españoles con los impuestos). Porque llegará un día “que tu corona no se la vaya a poner nadie”. Elegancia, y punto. Primer cuplés mejor que el segundo. Comparan a los ministros populares de nuestro país con famosos personajes. Véase Arias Cañete como el abuelo de Heydi o Gallardón como Boris Izaguirre, para darle la puñalada con la espada al Ministro Wert diciendo que se parece al toro de Osborne y al De la Vega. Segundo, aunque es de actualidad inmediata no tiene tanto gancho. La declaración de la Infanta Cristina en los Juzgados de Palma “que todo lo hizo sin darse cuenta”. Pero que, cuando el Fiscal le preguntó que porqué estaba tan ocupada ella le respondió “que estaba haciendo la comida, las camas y la plancha”.Estribillo larguito pero con arte “caballeros del tiritirittrán” En el popurrí mantienen la línea interpretativa. Nos van a relatar de manera exquisita los matices y las historias que se cuentan dentro de las paredes de los cuatro reinos. Con trabalenguas maravillosos que enganchan. Hablan además, que por las calles de los reinos se comenta que hay una bruja que al pueblo quiere someter. Que no es más que la Teo “Teo lo digo....Teo lo diré”. Hacen un repasto además, por todos aquellos barrios de la ciudad en los que también deberían haber reinos: desde el de la Candelaria al Barrio de Loreto para despuntar que en cada uno de ellos “hay un paraíso”. Y olé. Elegancia y saber estar de un coro que dice que “el amor siempre va a estar por esta región”. Gracias Migueles, por volver.

 Se baja el telón y los caballeros de Nandi se está recogiendo. Entre bambalinas unos señores que no hacen más que trabajar de un lado para otro. Todo tiene que estar perfecto para la siguiente actuación. Esta es la apuesta de este año de la comparsa denominada “Remolinera”, con la ausencia de Kike Remolinos. Cogen las herramientas Cardoso y Antonio Rivas. Se presentan Los Hombres de negro de una forma potente en voces. De infarto diría yo. Con la incorporación del Piojo, tenemos un tándem de dulce junto a las del Soleta, Jose y Nico. Son tramoyistas que nos azuzan como pueden en su presentación. Amenazan con sacar una comparsa donde “se van a enterar más de cuatro de lo que suelta mi garganta”. Y lo harán sin pamplinas. Incendian el teatro que está entregado a la causa. Y yo me muero cuando el que alza su voz es el Piojo. Bendito fichaje. Antes de introducir los pasodobles, Nico le dice al Soleta que hay una baja con la siguiente agrupación. Haciendo tipo. Pregunta al público que si quiere que ellos canten, y así lo hacen. Se cambian el tipo, pero siempre con el negro por bandera. Con algunos detalles en el mismo, como el cinturón rojo que son telas del telón. Su primer pasodoble es un guiño cariñoso a Kike Remolinos, del que siempre tendrá su sello esta comparsa porque ya se le ha quedado como “La Remolinera”, con la que se volcó “por ser la primera”. Ese guiño al autor que la formó, pero también quieren dar las gracias a esas asociaciones a las que ellos han ayudado con la comparsa del año pasado Los Válidos y que tanto cariño les han demostrado. Preciosa forma de dar las gracias, de forma elegante y sin ningún tipo de reproche. Chapó. El segundo de sus pasodobles es de los mejores que he escuchado hacia Pedro Romero (perdóname Tino, porque he pecado-pero es lo que siento-como tú dices). Pero no solo a Pedro sino a Joaquín Quiñones. Que están hartos de que el monotema sea siempre las ausencias de Aragón y Carapapas, pero que ellos sí que echan de menos a estos “dos grandes señores”. Pedro porque “Dios lo tiene en su gloria” y Quiñones “porque le venció la desidia”. Toma que toma. Se puede decir más alto pero no más claro. Y no tan elegante, por supuesto. Cuplés graciosos, muy chirigoteros incluso. En el primero hacen un cruzado entre Remolinos y Rivas. Donde se mezcla lo añejo y lo modernito, y te sacan en un plis plás (no faltan las puntillitas) a Pansequito. El segundo para la declaración de la Infanta, que dice “no saber nada de nada”, pero que se hace la tonta como el resto de la Monarquia: su padre y su hermana. Hasta el remate del estribillo es chirigotero: “que de tonterías para salir en Carnaval”. Blam Blam del Libi ya popularizó este grito. Su popurrí es completísimo. Dan un repaso en toda regla y por derecho a todas aquellas anécdotas que pasan entre bambalinas. Ellos aseguran que han visto tantos “logros como fracasos”. Paco Alba tiene también un hueco en esta historia. Como homenaje dicen que después de todos sus éxitos “juró ante la puerta del teatro que no volvería a entrar”. Una pena. Ahora tiran diarios como locos. Es una crítica a los mismos, que “siempre han sido unos listillos”, pero que nunca han puesto “un puto duro”. Es más, que ellos han visto “como con maldad reventaban una final”. No se salva ni Martinez Ares. Vieron más de un cajonazo de este buhonero ppirata y poeta pero que “es mejor callar”, amigo y compañero.. Precioso final, piropito al Falla “todos te ven de negro y yo te veo de colores”.¡Recojan rápido que azuzan a Cuartos!. Un gran pase, si señor, “revalidando” el segundo premio.

Antes de irnos a un descansito sale la esperada también este año chirigota de Alvarado: Los shunténticos chunguitos. Haciendo tipo desde el minuto uno. Nos presentan una parodia del programa de cuatro Hermano Mayor, donde Alvarado es Pedro Aguado y el resto de la agrupación los chungos a los que tiene que reformar. ¿Qué le han puesto en la cabeza chiquillo?. Parecen dos ensaimadas en vez de un gorro de nadador. Se presentan diciendo que ellos se beben los cubatas “ay como el agua” (como Camarón). Muy divertidos la verdad. Con buenos golpecitos. Comienzan bien. Antes de presentarnos los cuplés hacen un par de coñitas curiosas. Buenos recursos ajustados al tipo. Los pasodobles son tragi-cómicos. En el primero empiezan hablando de que el dueño de merkamueble “les da un abrazo” cada vez que los ven. Tienen una cara de brutos que no pueden con ello. Luego gira, piropeando a la madre que los parió para azuzar a la madre de Asunta por haber matado “supuestamente” a su hija. Segundo, un pelín mejor. Para lo chungo que es Froilán, que cómo va acabar doblado en las discotecas si es lo que a visto siempre en su casa. Una crítica a la monarquía de forma sutil. Pobre Froilán, ¿no va a salir delincuente.. con los tíos mangantes que tiene, una madre tonta, un padre drogadicto y un abuelo putero...? Se agradecen este tipo de letrinchis nuevas y frescas. Y si están tan bien ejecutadas. Mejor que mejor. A los chungo ya se les empieza a ir mazo la olla con los cuplés. Los pitos con soniquete a Camela es de ser chungo, pero mucho. El primero para esa manía que tienen las madres de que nos lo comamos todo. Un poco bestia quizás. Segundo para el retraso que tiene Paquirrín. Muy bien construido. Estribillo al tipo “aguantá con la mano abierta”. Siguen igual de violentos que como empezaron. El popurrí tiene algunos golpes chulos y divertidos. Véase el caso de la enseñanza que les hace Pedro “Alvarado” sobre sexo, porque piensan que son un poco depravados. Y no se equivoca. Que basto todo. Ojito al test que ahora les hacen de cultura general. Y si no la hace el castigo es hacer diez flexiones. Esto comienza a desmadrarse. Son chungos hasta para hacer las flexiones. ¿Que no hacen deporte? Como que no...tienen hasta un baile que los deja destrozaitos a los pobres. Pero lo que más me llama la atención es esa cuarteta dedicada a las fotos posturitas que se hacen los kinkis delante de un espejo y que luego la suben en las redes sociales. Y hasta aquí el programa, aunque no se van sin antes cantarle a su hermana mayor: Cádiz, y que es aquí cuando estos chungo sí que “encuentran la calma”. Veremos si el Jurado decide seguir emitiendo otro capítulo de su parodia.

Tras la intensidad de la primera parte viene desde la línea Los Rebañaos de Pedrera. Se queda la sesión un poco helada en un baño en lo que pensamos que la sesión está finalizada. Mente abierta. Nuevos horizontes. La puesta en escena es muy graciosa aunque en la presentación le falta un poquito de arte. Son unos gachores que se están bañando en una bañera que hecha hasta vapor y todo. En pelotilla picada vienen. Un tipo al que se le puede sacar mucho más jugo ¿o jabón?. Aún así se escucha bien. El primero de los pasodobles es un homenaje a aquellos maestros chirigoteros “en la distancia”. Que son el Sheriff y el Lobe. En el segundo, con una rebujina de acento le cantan a su país vecino: Gibraltar. Que es esa “cortina de humo” en donde los trabajadores tardan horas y horas de cola en entrar en una ciudad que ellos califican de “contrabando”. Primera letra al Peñón en lo que llevamos de concurso. Me da a mí que estos van a pasar un poquito de frío. Primero de los cuplés a su mujer, que está enganchada a todos los programas culinarios. Pero que luego no sabe hacer de comer. Ella le responde que igual que él que ve muchas películas porno y es malísimo en la cama. Toma ya. El segundo a la moda de comprarse cositas que lleven pieles. Su mujer, que está entradita en carnes se parece a una serpiente del Nilo. La pobre. Lo mejor del popurrí es que se bañan “entre dos aguas” como Paco de Lucia. Un poco descafeinado la verdad. Empiezan bien pero no se mantienen. ¿Les cerrará el Jurado el grifo? ¿Se resbalarán?. Hagan sus apuestas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario