lunes, 3 de febrero de 2014

Tino, contigo no necesitamos hechizos

Muero, que me saquen sangre y no me sale ni una gotita. Tino nos maravilla, un año más con una canción que me (nos) llega al alma. En esta tercera sesión de preliminares destaca el gustoso y colorido coro de Lucía Pardo y la chirigota que nos viene desde tierras vascas. Disfruten del comentario.

Esperando al plato fuerte de la noche abre la sesión el coro de Lucía Pardo: Aquelarre, que contribuyó a crear el ambiente justo para lo que nos vendría después. Este coro mejora año tras año. Y no porque sean mujeres. Es que tener el padre que tiene hace que Lucía haya mamado el carnaval con una sensibilidad exquisita. ¿Y qué es un Aquelarre?. Porque yo no tenía ni idea: pues bien, es una concentración de brujas que se dedican a hacer hechizos. Las que están en escenas son unas hechiceras modernas. La versión femenina de lo que un año trajo Antonio Martín con sus locuras. Pelo color naranja, veremos con lo que nos hechizan. En principio el forillo es espectacular e innovador: es virtual. Buenas letras en los tangos. El primero es una preciosa carta de una mujer que tiene Alzheimer. Repleta de metáforas preciosas que “aunque ya no funcione mi mente en mi corazón siempre estaréis conmigo”. Tengo la lagrimilla saltada. Y la noche no acaba de empezar. Será que seré muy sentimental. Segundo tango peor que el primero: para los aficionados, que son los que te aplauden tus éxitos y tus fracasos. Con una crítica aquellos que no quieren salir en el Falla. El que no quiera salir que se quede en su casa. Un respeto para el artista y su obra. Muy buenos también los cuplés: el primero para la Alcaldesa, que todo el mundo la critica pero siempre sale votada. En el segundo sacan una serie de conjuros. Remedios para todos los dolores con remate para la Pantoja. Sale el primer cameo de la noche: Faly Mosquera que le da un beso a su hija cuando se va, que actúa con este coro. Estribillo bonito con risa maléfica al final “En carnavales se le olvidan todos los hechizos, solo saben cantar por tanguillos de Cái”. Muy bueno. El popurrí sigue una línea ascendente. Cuartetas preciosas con metáforas chulas. Sobre todo cuando salen dos amantes bailando. Dignas de transcribir. Bonitas voces y música. Su afinación impecable. Se van diciéndonos que nos dejemos embrujar por Carnaval. Son como un musical. Lo haré brujita.


Ansiosos esperábamos a Tino. Y no defraudó. Este año no. La canción de Cádiz se sube a las tablas del falla para deleitarnos con una sensibilidad y una forma preciosa de interpretar. Jodido Tino, brutal punteado y música de aquellas comparsas clásicas. ¿Qué vemos?. Un cantautor que le cuesta escribir. ¿Es Tino? Nunca lo sabremos. La escena se cierne bohemia y romántica. Muero. Se presentan haciéndonos un repaso de lo que les cuesta escribir. Intentan sacarse del bolsillo esa “canción de cádiz”, esa “canción de carnaval”. La letra se retrata como autor. Los bellos como escarpias. Lo importante no es el tipo, es la canción. Los pasodobles vienen más cortitos que otros años, pero de una calidad extrema. Primer pasodoble y primera guantá sin manos (como se dice en Cai). No, aún no “cierra por reformas”, y el día que lo haga será cuando no tenga más que ofrecer al Falla y al Concurso. Clara declaración de intenciones “cuando deje de ser ese equilibristas y aunque un jurado le humille”. No hay sitio en en el escenario para los cobardes. Que barbaridad de Letra. Telita del telón. Tino siempre ha sido un autor generoso que se mueve como pez en el agua por el mundo de las palabras. Afú chiquillo, que belleza de letra. Que sensibilidad. Una letra de esas que se escriben sin llorar, pero también sin pensar. Algún día escribiré así. Y qué decir del segundo pasodoble Por favor que alguien me saque sangre que no me sale ni una gota. Precioso. Magistral. A Don Pedro Romero. Un poeta que se desvivió por la fiesta. Pero que el día de su muerte “dónde estaba el patronato”. Porque era un hombre que pasó necesidades. Lo único que quería era despedirse de su Greñúo y que esparciesen sus cenizas “en la playa de sus besos”. Dice que ellos cantan lo que sienten. Aunque las verdades duelan. Y tanto. Otra guantá sin manos. Ya le cantó Tino a Pedro Romero en vida. Lo hizo con la comparsa Juana la Loca y se llamaba la copla: “La Pluma Fuiste” (Véanlo de nuevo-es digno de recordar). Estoy embobada, de esas comparsas que hay que escuchar una y otra vez para darte cuenta de la música, la letra, el tipo y todo lo que nos trae. Tanda de cuplés buenas. El primero para la Teo, que por mucho que quiera controlar las pantallas de Led que puso hace un año, no tendrá su nombre en una lata de coca cola. El segundo no los esperábamos. Tino se atreve a decirnos que en la Cabalgata de Reyes los Magos de Oriente no tiraban ni un sólo caramelo. Que te daban una bolsa “pero sí cabían todos en una mano”. Con un buen remate comparándolo con el paro. Estribillo que siempre le cantan al dichoso paro que hay en la provincia “siempre la misma canción”. Maravilloso. En el popurrí te cuentan como es la vida de un autor. A vida completa “que te salen letras cuando menos te lo esperas”. Hasta cuando bajas por las escaleras te sale un 3x4. De esos popurrí que escucharía tropecientas veces sin cansarme. Con una cantidad de metáforas desarrollando el tipo de cantautor. Hay una serie de falsos poetas que solo quieren fama y “prostituyen sus coplas para ganar”. Arte, esto es arte puro. Que ellos prefieren aquellas letras que suenen “valientes e inocentes” que nos hagan soñar. Aquella copla que “nace y muere en Febrero”. Y qué difícil es pasar todo Febrero “arañando rimas”. Y se van, pero lo hacen con las luces del teatro encendidas, y el público dando palmas. Gracias Tino, solo decirte gracias. Tú si que me has hecho soñar un año más.

Tras el descanso y un par de agrupaciones que han resultados frías como el hielo pensábamos que el día de hoy estaba ya finalizado. Sólo decir que la comparsa de Kiko Zamora Los chicos del barrio, han hecho lo que han podido. Aunque más flojos que lo que nos trajeron el año pasado. Bien cantados. Pero este año no se lo han currado tanto. En fin, que tiene que venir una chirigota de San Sebastián para levantar el teatro de nuevo. De la mano de Juan Antonio Bocuñano llegan desde muy lejos Lo siento Patxi, no todo el mundo puede ser de Euskadi. Aunque es el primer año que se suben a las tablas del Falla hacen un repertorio de altura. Aportan frescura y transparencia. Incluso el acento lo bordan. Claro ¡¡Ostias!! Son de Euskadi. Me recuerda mucho a la chirigota de Santoña que tuve la oportunidad de ver hace muchos años en su estreno en el Falla. Misma poca vergüenza y mismo acento canalla gadita, pero que sabe y huele a Norte. Se presentan haciendo patria. Que aunque no hayan visto nada de Cádiz son fan del Subiela y de Quiñones. Lo hacen con una mezcla vasco gaditano curioso adaptado por derecho. Pasodobles de arte. El primero para hablar de todo lo que gusta fuera las coplas de cádiz. Que no han visto jamás al Nazareno “no saben si es rubio o moreno”, no conocen Casa Manteca, ni tienen un amigo que se llama Pollo. Lo único que saben es que ellos “son gaditas por carnavales”. Interaccionan con el público y dicen que si pasan, les va a costar mucho el autobús que viene desde tan lejos, pero que no le importa, porque ellos traen aprendido una cosa “ole ole mi euskadi, y lo digo en el teatro, y el que no diga ole que se le engollipe el marmitako”. Haciendo alusión en todo momento al grito que nuestra querida María la Hierbabuena (que por cierto aún no la he escuchado gritar) grita desde su butaca. Y tras esto sigue el cachondeo. Se hacen una foto con todo el público detrás para enseñarlo allá por el Norte. Dicen que lo va a pagar la Teo. Se acaban de meter al público en el bolsillo. Segundo pasodoble para contarnos que aman el Falla, que de hecho cuando está en Euskadi quiere que le llamen “Juanelo”. Pero que sobre todo le flipa Juan Carlos Aragón. Que como todos sabemos este año no sale. Reivindican que este año que estos cantan en la calle se van a tener que buscar un buen lugar para cantar porque la policía “está muy tonta Patxi” y no paran de dar palos. Gran picaresca reivindicativa. Antes de que comience el primer cuplé a uno de los componentes le llama su aitá (su padre) y le cuenta lo bien que se lo está pasando. Golpe gracioso con esa mezcla vasco-gaditana. Tambien le dice que le está viendo por Onda Euskadi. Primer cuplés para decirnos que ellos no se van a ir de Cádiz cuando acabe el concurso, que si hace falta salen el mes que viene en la Borriquita “que bueno Patxi, picha”. Segundo para decirnos que ellos, como vascos, tienen una cantera de fútbol que nada tiene que envidiar un Messi, un Bale o un Cristiano Ronaldo, porque ellos son rudos “fuertes y valientes”. Muy graciosos al tipo en todo momento. Estribillo al tipo, ¿obvio no?: “te voy a dar un bombazo”. Esta chirigota parece más un cuarteto ¡que barbaridad! No se produce un silencio en ningún momento, están todo el tiempo haciendo coñas y chascarrilos, bien entre ellos o con el público. En el popurrí nos cuentan la primera vez que conocieron cádiz. Que ellos, allá en el Norte cortaban los troncos tarareando a Los Inmortales. Luego se ponen a hacer un casting de quienes son los que van a salir en la agrupación. Pero lo mejor de todo es ¿quien sale cuando están en el autobus caminito de Cádiz?. Nuestro Sheriff con su inseparable Lulu vestidos ambos de Aguafiestas, de guardias civiles que les va a hacer un control rutinario. Graciosos como ellos solos. Las dos partes. Y nos invade la nostalgia de que el Sherif no salga este año con su chirigota. Pero bueno, no le digamos agur todavía a esta chirigota porque puede llegar a sorprender. Gora Cádiz!!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario