martes, 11 de febrero de 2014

Obedecer o pelearse como gallos, esa es la cuestión.

Claros pases a cuartos en la décima noche de preliminares dónde la comparsa es la auténtica protagonista. El aficionado espera la de Germán Rendón que empieza a volar sola con sello propio. Y la de Nene Cheza, que se consolida un año más como una de las favoritas. Hay que destacar también el buen ratito que echamos con la chirigota de Roberto Leal.

La noche comenzó con el coro de Salvador Longobardo: El ejército rojo. Desde Rusia (y con amor) llegan estos románticos soldados cantándole a la libertad. Rusos, rusos de la misma Rusia. En el forillo una bella estampa, la catedral nevada. Ojalá algún día la podamos ver así. Espíritu guerrero durante todo el repertorio. ¡Cómo viene la modalidad de coros este año señores!.

Atrás quedan esas cigarras que tan buenas sensaciones dejaron el año pasado. Este año la apuesta de Nene Cheza son unos gallos, pero no unos cualquiera. Esos que cacarean por reivindicar muchas cosas. Los Gallitos se presenta con sus plumas y sus cacareos por derecho. Son esos gallos, peleones vacilones y valientes que vienen a pelear “con el buche lleno”. Como es lógico. Invitan a los gaditanos a levantarse y “dejar de roncar”. Porque ellos no vienen a montarnos el pollo. No. Ni a desplumar a nadie porque ellos dicen haber pasado “la edad del pavo”. Una presentación muy completa con metáforas, si señor. Así se cacarea. En los pasodobles introducen pitos chirigoteros. En el primero ironizan sobre el pueblo, que nos quedamos callados, y no hacemos nada para cambiar la sociedad “soy lo mismo que tú”. El segundo más currado. Comparan una historia de dos amigos suyos compañeros que “se defendía codo con codo en la lucha” los cuales no son ni más ni menos que una metáfora encubierta de la puñalada trapera de CCOO y UGT. “Sindicatos desertores que sois todos unos traidores”. Bravísimo. Los dos cuplés giran en torno a su abuela octogenaria (introduciendo el cacareo) En el primero nos dice que su abuela se apunta a un bombadeo, que se apunta a todas las modas y que pasa de la familia. ¡Le quería vender media bellota!. En el segundo, el Papa Francisco viene a Cádiz a celebrar su recién estrenado pontificado y se pone fino filipino de beber, que se encuentra a la abuela de estos muchachos y acaba vendiéndole la bellota ¡Qué despropósito!. Estribillo al tipo: “...primita tú y yo sabemos que otro gallo cantaría”. Terminan el repertorio con varias rumbitas, pero con mucho contenido en ellas. A destacar la que habla de los tipos de gallos que hay “en este corral”. Y la cuarteta del espantapájaros “tú eres el cómplice anónimo de ésta cúpula democrática”. Jurado, que tiene que amanecer en cuartos para poder cacarear como se merece.

El puntito de humor en esta sesión viene de la mano de la chirigota de Roberto Leal (sí, ese señor joven que sale en Espejo Público de Antena 3 en sucesos). Son Los que llevan unos nai. ¿A que no adivinarais el tipo?. Michael Knigt y Kitt. Sí, lo habéis adivinado, 30 años después llega el coche fantástico al Falla. Con su chupa de cuero y sus pantalones apretaditos. No falta el coche: Kit. Un tipo original que despista con el nombre. Pero que si lo pronuncias gadita ¿te sale no?. Vienen a contarnos una historia que no es real con la música de los Los del piso de abajo de Bienvenido. Muy divertidos y con buenos golpes “si me miras de perfil soy como un Eco del Rocío”. Pasodobles a la altura. El segundo es una maravilla y te evoca a tu infancia. En el primero dicen que han cumplido su misión y que ya están en el Falla. Han pagado la fianza (el sueldo de un mes), pagado el CIF (darse de alta como sociedad) y dejar de lado otros concurso (el alcalde de su pueblo les ha llamado mercenarios). Pero aún así dicen que “me tienen que amarrar por no venir a cantarte”. El segundo maravilloso. Critican la situación que está viviendo el país pero construido con títulos de series inolvidables. Desde la “La casa de la pradera”, pasando por “Dinastía. Dicen que su hijo es “Un fugitivo” que se va del país porque aquí ya tiene diferentes “Sensaciones de vivir”. Dicen que ahora su hijo es “Un doctor en Alaska”. Ais...'¡Cuanto añoran “Las cosas de casa”!. Porque España es como “El show de Benny Hill” y se ha vuelto demasiado gris cuando antes los veranos eran azules. Esto comparado con la realidad “es pura coincidencia” ¿verdad?. Salen ahora unos tunos que vienen a tunear a Kitt, pero este no quiere “ni mijita”. Con música del “Coche fantástico” cantan sus cuplés. El primero para el merchandasing que se da en Carnaval. Dice que su mujer se ha comprado el oso Trovi de los Carapapas, pero que no funciona “porque solo canta en la calle”. Buen desarrollo porque el remate ya nos lo esperábamos. Segundo para la declaración de la Infanta Cristina. Estribillo con doble sentido de palabras para el señor Rajoy , que si se queda en la calle “la chupa, la chupa, la chupa”. En el popurrí es un poco truño, no funciona ni por asomo. Por lo demás, una chirigota aceptable con la que pasar un rato agradable. Kit dale caña al Jurado.

Tras unas cuantas agrupaciones poco destacables, viene otra de las comparsas punteras de la noche. La tercera entrega de OBDC:Monstruozzz!! de Germán Rendón. ¡¡La tercera!!. Vamos a darle una oportunidad. No se presentan mal. Es una alegoría de esa generación a la que el autor llama perdida. De la es la que os escribe. En forma de monstruos viene esta juventud que no tiene posibilidad de salir a la luz. Eso es lo que ellos dicen, no me lo invento yo. En el primero de los pasodobles nos cuentan su particular forma de ver el Concurso . Segundo mucho mejor y más cuando se habla de Pedro de Romero que en paz descanse (siento auténtica debilidad por este autor). Comparan el cariño que este majara ha recibido en el Puerto que no tiene nada que ver con el que le hicieron a su tocayo Pedro Romero en Cádiz. Una fuerte crítica al Ayuntamiento donde la que preside es una forastera “cuyos honores solo sirven después de muerto”. Primer cuplés para el gaditano más antiguo, un tal Valentín que en su tumba tenía “el carnet de paro número uno”. El segundo para Rajoy, Cospedal y Santa María que no tienen su nombre en la lata de coca cola. Estribillo ceñido al tipo “que eres un peaso monstruo y el miedo lo tiene tú”. Y es verdad ¿porqué tenemos los jóvenes tanto miedo?. Comparsa muy fresca que empieza a tener su sello propio. Aunque a mi no me acaba de enganchar. Cuartetas brillantes en el popurrí. Como la entrevista de trabajo y las becas infinitas que no tan alejadas de la realidad están. O la del wasap, que somos unos walking dead andantes que no miramos ya a los ojos. Que hasta nuestros novios nos pueden estar metiendo una trola como las que nos echó ayer Pepe Trola. Me parece que viene menos agresivos que el año pasado (solo el tipo ya imponía- eran animales amarrados a sus cadenas), aunque mucho más reivindicativos. Es una comparsa jóven que se lo curra año tras año, se nota. Y el autor trae frescura, se nota. Pero tengo que escucharlos más. El Jurado decide porque ya se sabe que para gustos los colores.



No hay comentarios:

Publicar un comentario